¿Cuándo prescribe una deuda?

Prescripción deuda

Todas las deudas tienen un plazo de prescripción, que puede ser un plazo específico o bien el general que da la ley para aquellas acciones que no tienen uno concreto. En este artículo vamos a explicar cuándo prescriben las deudas más habituales en España.

Podemos ayudarle

En Simarro & García Abogados encontrará abogados especialistas en reclamación de deudas en Murcia. Si necesita un despacho con amplia experiencia en la materia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

Plazo de prescripción de las deudas en España

La prescripción de las distintas acciones se regula en los artículos 1961 y siguientes del Código Civil. De dicha regulación extraemos los plazos de las principales deudas en España:

Deudas hipotecarias

La deuda hipotecaria tiene un plazo de prescripción de 20 años.

Como es obvio, ninguna entidad bancaria deja que transcurra ese tiempo, porque el procedimiento para la ejecución hipotecaria se puede poner en marcha tan pronto como el deudor deba 12 o 15 cuotas de la hipoteca, en función de si está en la primera o la segunda mitad del plazo de devolución del préstamo (o el 3% o el 7% del importe total de la hipoteca, respectivamente).

1. La acción hipotecaria prescribe a los veinte años

Artículo 1964.1 del Código Civil

Deudas por alimentos

La deuda derivada del impago de la pensión de alimentos prescribe en un plazo de 5 años. 

Por lo tanto, cuando la otra parte solicita la ejecución de sentencia para que el pago de la pensión sea automático y no tenga que realizarlo expresamente el deudor, también puede solicitar los atrasos correspondientes a los 5 años justo anteriores a la fecha de la solicitud.

Por el transcurso de cinco años prescriben las acciones para exigir el cumplimiento de las obligaciones siguientes:

1.ª La de pagar pensiones alimenticias.

[...]

Artículo 1966 del Código Civil

Deudas de alquiler

Aquellas deudas que se deriven del impago de un contrato de alquiler prescribirán también a los 5 años, con independencia de que se trate de un arrendamiento urbano o de finca rústica.

Por el transcurso de cinco años prescriben las acciones para exigir el cumplimiento de las obligaciones siguientes:

[...]

2.ª La de satisfacer el precio de los arriendos, sean éstos de fincas rústicas o de fincas urbanas.

[...]

Artículo 1966 del Código Civil

Deudas de préstamos personales y tarjetas de crédito

Tanto las deudas originadas por cualquier tipo de préstamo personal (como un microcrédito, crédito rápido, etc.) como la derivada de la tarjeta de crédito prescriben a los 5 años, porque son deudas que no tienen señalado un plazo específico de prescripción, por lo que les resulta de aplicación el plazo general de 5 años del Código Civil.

2. Las acciones personales que no tengan plazo especial prescriben a los cinco años desde que pueda exigirse el cumplimiento de la obligación. En las obligaciones continuadas de hacer o no hacer, el plazo comenzará cada vez que se incumplan.

Artículo 1964.2 del Código Civil

Deudas por suministros

Las deudas por suministros como la luz, el gas o el agua prescriben a los 5 años. Nuevamente, se trata de un tipo de deuda a la que se le aplica el plazo de prescripción general del artículo 1964 del Código Civil.

Plazos de prescripción de las deudas de crédito público

Las deudas con Hacienda prescriben a los 4 años, tal como dispone su normativa:

Prescribirán a los cuatro años los siguientes derechos:

a) El derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria mediante la oportuna liquidación.

b) El derecho de la Administración para exigir el pago de las deudas tributarias liquidadas y autoliquidadas.

c) El derecho a solicitar las devoluciones derivadas de la normativa de cada tributo, las devoluciones de ingresos indebidos y el reembolso del coste de las garantías.

d) El derecho a obtener las devoluciones derivadas de la normativa de cada tributo, las devoluciones de ingresos indebidos y el reembolso del coste de las garantías.

Artículo 66 de la Ley General Tributaria

También prescriben a los 4 años las deudas con la Seguridad Social, en la mayor parte de los casos:

1. Prescribirán a los cuatro años los siguientes derechos y acciones:

a) El derecho de la Administración de la Seguridad Social para determinar las deudas por cuotas y por conceptos de recaudación conjunta mediante las oportunas liquidaciones.

b) La acción para exigir el pago de las deudas por cuotas de la Seguridad Social y conceptos de recaudación conjunta.

c) La acción para imponer sanciones por incumplimiento de las normas de Seguridad Social.

2. Respecto de las obligaciones con la Seguridad Social cuyo objeto sean recursos distintos a cuotas, el plazo de prescripción será el establecido en las normas que resulten aplicables en razón de la naturaleza jurídica de aquellas.

[...]

Artículo 24 de la Ley General de la Seguridad Social

Aspectos a tener en cuenta sobre la prescripción de una deuda

Si bien la ley regula los plazos de prescripción de las distintas deudas, esto no significa que una vez transcurrido ese tiempo desde el vencimiento de la deuda, esta ya no sea exigible.

El plazo de prescripción es el tiempo que tiene el acreedor para reclamar la deuda, judicial o extrajudicialmente. Pero, cada vez que este realiza algún acto de reclamación, ese plazo se reinicia y vuelve a empezar, algo que ocurre también cada vez que el deudor reconoce de algún modo la existencia del crédito en su contra.

Así las cosas, si por ejemplo una deuda se deriva de un préstamo personal, la financiera podrá reclamarla, como máximo, a los 5 años. Pero, desde ese momento, tiene otro plazo de 5 años para hacer una nueva reclamación, y así sucesivamente.

No obstante, en este tipo de deudas esto no suele funcionar exactamente así, porque el acreedor normalmente reclamará primero por medios extrajudiciales, luego irá por la vía judicial y, si esto no surte efecto, solicitará la ejecución (el embargo de los bienes del deudor). Ello siempre y cuando no venda la deuda a un fondo buitre antes, y sea este quien demande judicialmente.

Por ello, ante deudas que no se puedan pagar, es mejor no tratar de esperar que corra su plazo de prescripción, porque esto no suele suceder. En caso de tener problemas graves de solvencia, lo mejor es consultar si se cumplen los requisitos de la Ley de la Segunda Oportunidad para conseguir la exoneración de las deudas por resolución judicial (algunas deudas no se pueden cancelar, como las deudas por alimentos, pero la mayoría de las deudas sí son cancelables).

Concertar cita
Puede llamarnos al 968 73 35 10 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted a fin de concertar cita para su consulta.

    Al contactarnos acepta que tratemos sus datos según nuestras Condiciones de Uso y Privacidad. Más informaciónLos recogemos para responder su consulta, siendo la base legal nuestro interés legítimo en atender y responder a nuestros usuarios. No compartiremos sus datos con terceros, salvo obligación legal. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.

    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Opción de pago a plazos
    Rápida respuesta
    Abogados especialistas
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Portillo de San Antonio Nº6 8ºA 30005 Murcia, Región de Murcia 968 73 35 10 [email protected]
    Abrir chat
    1
    💬 ¿Necesita ayuda?
    Hola!!

    Indíquenos su nombre, número de teléfono de contacto y motivo de consulta para que contactemos con usted.

    Escoja la franja horaria en la que prefiere que le llamemos ( mañanas de 9:30 a 14:30 o tardes de 16:00 a 19:00 )