¿Qué se entiende por guarda y custodia y qué tipos existen?

Guarda y custodia

En caso de divorcio, separación o nulidad matrimonial, o bien cuando los progenitores dejan de mantener una relación de pareja con convivencia, o no la han tenido nunca, es necesario establecer un régimen de guarda y custodia respecto a los hijos que se tengan en común.

Se trata de una decisión de vital importancia, ya que supone que sobre uno de los padres recaerá una labor y un poder de decisión en el día a día mucho mayor, o bien que estas responsabilidades se repartirán entre ambos.

A continuación vamos a explicar en qué se traduce exactamente tener la guarda y custodia de un hijo, y qué tipos se establecen en España.

Podemos ayudarle

En Simarro & García Abogados encontrará abogados especialistas en guarda y custodia en Murcia. Si necesita un despacho con amplia experiencia en la materia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

¿En qué consiste el régimen de guarda y custodia de los hijos?

La guarda y custodia de los hijos menores de edad consiste en convivir con ellos, y procurarles aquellos cuidados y asistencia que en su día a día necesiten.

Por lo tanto, aquel de los progenitores que tenga la guarda y custodia, o ambos si se trata de un régimen de custodia compartida, vivirá con ellos el tiempo que le corresponda, y durante el mismo, tendrá que decidir sobre las cuestiones cotidianas básicas: organización de los horarios de estudios, tiempo de ocio, alimentación, ropa, etc.

Como es lógico, conforme los niños dejan de ser pequeños, estas decisiones pueden ser consensuadas en mucho mayor medida con ellos.

Lo que es muy importante es tener en cuenta que la guarda y custodia no tiene nada que ver con la patria potestad. Este último concepto se refiere al conjunto de derechos, deberes y atribuciones en general que tienen los padres sobre sus hijos menores de edad por el hecho de serlo.

La esfera de la patria potestad es mucho más amplia, ya que abarca todas las decisiones importantes que afectan a los hijos, y que pueden guardar relación con su educación (en todo lo no referente a cuestiones cotidianas menores), la posibilidad de bautizarlos bajo una determinada confesión religiosa, tratamientos médicos y cualquier otra cuestión importante.

A menos que judicialmente uno de los padres haya sido privado de la patria potestad por razones de peso, ambos la conservarán en todo caso, con independencia de que los dos hayan obtenido su guarda y custodia (de forma compartida) o que esta recaiga solo sobre uno de ellos (en un régimen de guarda y custodia monoparental).

¿Qué tipos de guarda y custodia existen?

Los distintos regímenes de guarda y custodia que se siguen en España son los siguientes:

Custodia exclusiva o monoparental

En el pasado, este ha sido el régimen de guarda y custodia por excelencia, y a favor de la madre en la inmensa mayoría de los casos (aún hoy en día es así). En cambio, con el tiempo, ha ido perdiendo mucho terreno a favor de la custodia compartida, como explicaremos más adelante.

En este caso, el progenitor que tiene la guarda y custodia se conoce como progenitor custodio, mientras que el otro será el progenitor no custodio. A este le corresponderá un régimen de estancia, visitas y comunicaciones, en virtud del cual, normalmente tendrá a sus hijos con él los fines de semanas alternos y una o dos tardes en semana, además de la mitad de los periodos vacacionales.

Además, el progenitor no custodio tendrá que pasar mensualmente al otro una pensión de alimentos para la manutención de sus hijos.

Custodia compartida

El régimen de custodia compartida es a día de hoy la opción preferente. Los expertos consideran que, siempre que no haya alguna circunstancia que la desaconseje claramente, se trata de la fórmula más conveniente para los hijos.

Tanto es así que hoy en día, la custodia compartida se otorga casi en tantos casos como la monoparental. Según las estadísticas de nulidades, separaciones y divorcios en 2022 del INE, aquel año se dio en un 45% de los casos, lo que supuso incluso un aumento de 2,3 puntos respecto al año anterior.

No obstante, es cierto que si los padres deciden de mutuo acuerdo que la guarda y custodia la ejerza solo uno de ellos, la situación es la contraria: tiene que haber un motivo muy importante para que el Ministerio Fiscal se oponga y el juez no apruebe la medida.

Respecto a las formas de ejercer la custodia compartida, lo más habitual es que los hijos pasen la mitad del tiempo con cada uno de sus progenitores, conviviendo con él en su domicilio durante dicho tiempo. Sin embargo, existen otras fórmulas posibles:

  • Convivir más tiempo con uno de los progenitores que con el otro, estableciéndose un reparto de 70/30, por ejemplo.
  • La llamada custodia nido, en la que los hijos permanecen siempre en la vivienda habitual, y son los padres los que rotan y viven en la misma el tiempo que les corresponde estar con ellos.
  • La custodia coexistente, en la ambos progenitores continúan en la vivienda familiar de forma permanente.

Por otro lado, en la edad de la lactancia (hasta los dos o tres años), no se suele dar la custodia compartida, ni la custodia exclusiva a favor del padre, salvo que sea estrictamente necesario por algún motivo. Sí se puede dar con normalidad un régimen de custodia compartida progresiva, ampliando cada vez más el régimen de visitas del padre hasta alcanzar un régimen normal de custodia compartida.

También conviene aclarar que si bien en la guarda y custodia no se suele establecer para ninguno de los progenitores la obligación de pagar una pensión de alimentos, nada obsta a que se fije en aquellos casos en los que hay una situación económica muy distinta entre ellos, o si ambos así lo acuerdan.

Custodia distributiva

Cuando hay al menos dos hijos en común, puede suceder que su guarda y custodia se reparta entre los progenitores. Esta es una opción muy desaconsejada, ya que se recomienda que los hermanos vivan juntos.

Sin embargo, es algo que puede ocurrir por causas particulares e importantes. Y es más factible si los hijos ya tienen una cierta edad (aun siendo aún menores) y se debe a su propia voluntad.

Concertar cita
Puede llamarnos al 968 73 35 10 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted a fin de concertar cita para su consulta.

    Al contactarnos acepta que tratemos sus datos según nuestras Condiciones de Uso y Privacidad. Más informaciónLos recogemos para responder su consulta, siendo la base legal nuestro interés legítimo en atender y responder a nuestros usuarios. No compartiremos sus datos con terceros, salvo obligación legal. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.

    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Opción de pago a plazos
    Rápida respuesta
    Abogados especialistas
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Portillo de San Antonio Nº6 8ºA 30005 Murcia, Región de Murcia 968 73 35 10 [email protected]
    Abrir chat
    1
    💬 ¿Necesita ayuda?
    Hola!!

    Indíquenos su nombre, número de teléfono de contacto y motivo de consulta para que contactemos con usted.

    Escoja la franja horaria en la que prefiere que le llamemos ( mañanas de 9:30 a 14:30 o tardes de 16:00 a 19:00 )